La voz interior que critica


Si paramos un poco y nos miramos, nos daremos cuenta que tenemos un continuo diálogo interno y que nos damos constantes mensajes a nosotros mismos.

 

En este caso queremos referirnos a la parte de ese diálogo que nos envía mensajes negativos sobre nosotros mismos, la parte de autocrítica.

 

¿Porque queremos fijarnos en ella?

 

Porque según sea la dureza de esas críticas, puede perjudicar gravemente nuestra autoestima.

 

Algunas de las características (entre muchas), de esa voz interior que critica son que:

 

  • Con razón, o sin ella, nos culpa cuando algo no sale bien (si yo no hubiera dicho aquello, si hubiera hecho lo otro). 
  • Permanentemente nos compara con los demás y por lo general esas comparaciones son sobre las cosas en que (sea cierto o no), nos sentimos inferiores (fulanita tiene un cabello bonito y el mío es un desastre, aquel chico es alto y yo soy muy bajo…).
  • Constantemente nos recuerda las normas que debemos cumplir y nos fustiga si por algún motivo no las cumplimos (has sido mala hija, un buen marido no se comporta así…).
  • Utiliza palabras insultantes, nos llama idiota, estúpido, tonto, ignorante... 
  • Nos dice que los demás se aburren con nosotros, que no somos interesantes (y que tendríamos que serlo). 
  • Siempre exagera nuestras debilidades y/o errores. Siempre está juzgando, culpando, encontrando fallos…

 

 

¿Porque esta voz afecta a nuestra autoestima?

 

Principalmente, porque le creemos todo lo malo que nos dice de nosotros mismos.  Y le creemos porque actúa permanentemente, nunca coge vacaciones, está presente todos los días de nuestra vida, es inflexible y no acepta explicaciones alternativas al por qué de las cosas. Suele ser muy agresiva, utiliza razonamientos relativamente lógicos y nos convence de su verdad.

 

Nos hemos acostumbrado a que esté allí, es tan familiar que no luchamos contra ella, así va ganando fuerza e intensidad, por lo tanto más devastadora para nuestra autoestima.

 

A pesar de lo natural que parece, a pesar de la facilidad con la que aflora y la fluidez con la que funciona, la voz que critica es algo artificial, es algo que no es innato en nosotros, poco a poco ha ido tomando forma y sin darnos cuenta la hemos ido interiorizando.

 

¿Pero de donde ha salido? 

 

De los mensajes que hemos ido escuchando a través de nuestra historia personal, se nos ha dicho que no servimos para nada, que somos lentos, incapaces, tontos, ineptos… Cuando lo que realmente ha sucedido es que quizás no hemos actuado adecuadamente o quien nos ha juzgado no ha estado de acuerdo con como lo hemos hecho. Pero hacer no significa ser.

 

¿Cómo se identifica la voz que critica?

 

No tiene una forma general, cada uno de nosotros debe identificar la suya propia. Puede presentarse en forma de palabras sueltas, frases, imágenes, recuerdos, sensaciones…

 

Tenemos tan integrada esta voz que critica que generalmente actúa de manera automática. La buena noticia es que con práctica podemos desarmarla.

 

¿Cómo desarmar a la crítica?

 

En términos generales siguiendo estos pasos es posible llegar a ponerla a raya. 

 

  1. Conocerla: darte cuenta de cómo aparece ante ti, saber qué forma tiene, como suena tu voz que critica.
  2. Saber cuándo: identificar en que momentos o situaciones aparece.
  3. Medir su fuerza, su intensidad: saber con qué fuerza se presenta y ante que situaciones. A más fuerza más daño para la autoestima. Conociendo esto podemos saber en qué momentos tenemos que estar más alerta. 
  4. Contraargumentar: paradójicamente el objetivo de la voz que critica es que seamos mejores, es por eso que nos fija estándares a veces inalcanzables. Debemos buscar diferentes explicaciones, razones válidas que permitan desmentir a la crítica, quitarle sus razones.

 

Conocer nuestra voz crítica y saber como funciona es un gran paso en la mejora de nuestra autoestima y para la mejora de nuestra calidad de vida, ya que sin su constante amenaza nos permitiremos hacer cosas que nos gustaría y que a veces por temor no nos atrevemos.

 

Cuando la voz que critica actúa nos envía mensajes como que no podremos conseguir nuestros sueños, que no nos merecemos ciertas oportunidades o lo que tenemos, que no somos suficientemente valiosos…

 

¿Crees que vale la pena hacer algo para pararla?