Derechos asertivos


Quienes se caracterizan por ser asertivos, de manera consciente o inconsciente, saben que toda persona tiene unos derechos fundamentales y utilizan ese conocimiento en las interacciones con los demás, es por eso que con mayor facilidad se respetan a si mismos, respetan a los demás y hacen valer sus derechos.
 
Vamos a exponer brevemente cuales son los derechos asertivos.
 
Tengo derecho a…
A ser tratado con respeto y dignidad.
A equivocarme y ser responsable de mis errores.
A tener mis propias opiniones y valores.
A tener mis propias necesidades, y que sean tan importantes como las de los demás.
A experimentar y expresar mis propios sentimientos, así como a ser el único que los juzgue.
A cambiar de opinión, idea o línea de acción.
A protestar cuando se me trata injustamente.
A intentar cambiar lo que no me satisface.
A detenerme  y pensar antes de actuar.
A pedir lo que quiero.
A hacer menos de lo que humanamente soy capaz de hacer.
A ser independiente.
A decidir qué hacer con mi propio cuerpo, tiempo y propiedad.
A sentir y expresar el dolor.
A ignorar los consejos.
A rechazar peticiones sin sentirme culpable o egoísta.
A estar solo aún cuando deseen mi compañía.
A no justificarme ante los demás.
A no responsabilizarme de los problemas de otros.
A no anticiparme a las necesidades y deseos de los demás.
A no estar pendiente de la buena voluntad de los demás.
A elegir entre responder o no hacerlo.
A hablar sobre el problema con la persona involucrada y aclararlo, sobre todo cuando los derechos de cada uno no están del todo claros.
A hacer cualquier cosa mientras no viole los derechos de otra persona.
A escoger no comportarme de forma asertiva o socialmente hábil.
Tengo derecho a superarme, aun superando a los demás.
Tengo derecho a pedir lo que quiero, dándome cuenta de que también mi interlocutor tiene derecho a decir “no”.